Nuestras plantas crecen de forma eficiente gracias a nuestros cabezales de riego automatizados y nuestros embalses nos ayudan a estar abastecidos durante todo el año.

Los invernaderos están formados por multitúneles de plástico para los meses más fríos, cambiando a malla en los meses más calurosos para el mejor cuidado de la planta. Además, cuentan con un sistema de aislamiento para evitar que las plantas se sometan a cambios bruscos de temperatura.También las plantas son sometidas a controles fitosanitarios para garantizar su correcto crecimiento.